Tipos de embalaje y sus diferencias

tipos de embalaje

El embalaje es aquello que se necesita para proteger o agrupar una mercancía temporalmente pensado, de manera exclusiva, en que estos productos van a ser manipulados, transportados y almacenados. De esta manera, con el embalaje se conserva la calidad de la mercancía, además de mantenerla en un estado óptimo en todos los procesos en la que se ve envuelta desde que sale del exportador hasta que llega a manos del importador. Para preservar todo tipo de mercancías existen varios tipos de embalaje.

En el momento en el que un producto tiene que viajar para llegar a un destinatario, éste puede sufrir ciertos riesgos en los que el embalaje juega un papel muy importante. Por tanto, pese a que existen varios tipos de embalaje todos tienen la misma finalidad: proteger el producto, identificar el producto y facilitar la manipulación de la mercancía.

Referente a proteger el producto, su finalidad es evitar cualquier riesgo durante el transporte y almacenaje. Por ejemplo, protegerlo del calor, de la humedad, de las colisiones, de una caída, del deterioro durante el almacenamiento e incluso de cualquier contaminación que haya en el ambiente.

En cuanto a la identificación, cualquiera de los tipos de embalaje, aporta la información necesaria sobre las características de la mercancía y la manera en la que se puede manipular, reduciendo, de esta forma, el deterioro y la pérdida de la mercancía.

Por último, haciendo referencia a la manipulación de la carga, si la elección del embalaje es la correcta, este ayuda a la distribución, al transporte y a conteo de las mercancías.

Tipos de embalaje

Los tipos de embalaje se diferencian según el producto al que embalan y, podemos definir tres tipos de embalaje diferentes; embalaje primario, secundario y terciario, siendo el primero el que está en contacto directo con el producto, el secundario una envoltura externa que agrupa los primarios, y el terciario el que contiene una gran cantidad de productos permitiendo su almacenamiento.

Tipos de embalaje: embalaje primario

El embalaje primario es el tipo de embalaje que está en contacto directo con el producto, por tanto, es el que protege de manera directa. Por eso, este embalaje se suele cuidar bastante por parte de los ecommerce. Más allá de proteger, es la primera impresión que va a recibir el cliente del pedido que ha realizado, por lo que es importante que resulte atractivo.

Tipos de embalaje: embalaje secundario

El embalaje secundario es el encargado de reservar y transportar varios productos con embalaje primario. Por ejemplo, las cajas de carga para almacenar o transportar son un buen ejemplo de embalaje secundario.

Y, pese a que hemos dicho que es el tipo de embalaje que incluye el embalaje primario como forma de protección, esta también puede ser la que se ofrezca al cliente con el producto como por ejemplo para los supermercados.

Tipos de embalaje: embalaje terciario

El embalaje terciario engloba a los dos anteriores, por tanto, es el encargado de agrupar y soportar los embalajes secundarios que a su vez recogen los embalajes primarios. De esta forma, como hemos comentado, se protege de posibles riesgos hasta llegar al destinatario.

¿Qué tipos de embalaje son los embalajes terciarios? Pues bien, simplemente se debe pensar en una caja grande que recoge en su interior cajas más pequeñas que se han de mantener agrupadas hasta su venta.

Estos tipos de embalaje deben estar hechos con materiales que sean resistentes ya que su responsabilidad es muy alta. También se puede incluir como embalaje terciario productos como los palets, las cantoneras, el film y cualquier tipo de producto que consiga mantener de manera unitaria una carga.

Si necesitas más información sobre el embalaje y los tipos de embalaje, no dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos en todo lo posible.