Gestionar mejor el espacio de tu almacén: tips para conseguirlo

espacio almacen

Aprovechar el espacio del almacén a veces es una tarea difícil, especialmente si es de tamaño medio o grande. La falta de espacio nos puede impedir la circulación adecuada del género, haciendo que se realenticen los procesos. 

Antes de nada debemos asegurarnos de que los encargados del almacén cumplan con su cometido de revisar el inventario para después poder hacerse una idea del espacio del almacén que tenemos disponible.  Además de los productos, debemos contar con el espacio reservado a los suministros de embalaje. 

Espacio almacén: algunos consejos para gestionarlo

¿Cómo podemos distribuir el espacio del almacén para aprovecharlo al máximo? existen diferentes métodos para poder lograr este objetivo:

  • Espacio en horizontal: es imprescindible aprovecharlo cuando la superficie del mismo almacén no es suficiente. Mediante estanterías industriales podremos almacenar muchos más productos, sin embargo antes de instalarlas hay que comprobar la estructura del almacén para ver si permite esta posibilidad. 
  • Organización del inventario: un orden adecuado nos asegura la mejor productividad y orden. Lo primero que debemos hacer es gestionar las ubicaciones de cada categoría de producto. Las herramientas informáticas nos pueden ayudar también a la hora de catalogarlos y que nos sea más sencillo encontrar con facilidad las secciones. A su vez es recomendable dar salida del stock que lleva demasiado tiempo paralizado en el almacén. 
  • Cajas con fondo automático: estas cajas son de fácil montaje y no necesitan ningún tipo de adhesivo. Por esto, ahorrarás tiempo en montaje y en espacio de almacenamiento. 
  • Reducir la anchura de los pasillos: una buena distribución de pasillos y pasarelas nos puede ayudar a gestionar el espacio en el almacén y además agilizar los procesos de búsqueda de producto y embalado. 
  • Usar el Cross-docking: consiste en que un producto esté lo mínimo en el almacén, muchas veces pueden ser descargados para pasar directamente al transporte sin pasar por el almacén. Es un método muy efectivo para ahorrar espacio del almacén  y costes. 
  • Conocer las dimensiones de los productos y sus embalajes: es el primer paso antes de colocar el stock, y lo que determinará la distribución del espacio en el almacén. Teniendo esto en cuenta también podemos determinar el tipo de embalaje que nos resultará más apropiado para cada producto. 

¿Has tenido alguna vez problemas con el espacio de tu almacén? En IEM contamos con diferentes herramientas y servicios que pueden ayudarte en los procesos implicados.