El retractilado es el proceso que se utiliza al final de la línea de producción, en la fase de embalaje. La máquina retractiladora se encarga de envolver o empaquetar la mercancía con un papel film termoplástico. Este plástico se encarga de sellar la mercancía al palé, de forma que el producto queda protegido de la suciedad y de cualquier manipulación ajena. Por tanto, en definitiva, retractilar quiere decir envolver un producto con papel film transparente que se acopla a la forma de dicho producto, de manera que lo protege de la manera más óptima.

¿En qué consiste el retractilado?

Cualquier mercancía que va a ser transportada es indispensable que sea envasada, pero hablando particularmente de los productos hortofrutícolas es fundamental realizar un retractilado, puesto que es la forma más segura de sellar la mercancía al palé.

El retractilado protege las cajas de frutas y hortalizas de la suciedad y de los posibles daños que pueda sufrir la mercancía durante el transporte, así como la manipulación ajena. Este envoltorio no se puede violar, por tanto, nada ni nadie puede manipular el producto.

Por otro lado, además de asegurar que el cliente reciba el producto de manera óptima, el retractilado ayuda a abaratar costes en el embalaje, ya que esta máquina estira el plástico film ahorrando en la cantidad del mismo. Además, te permite automatizar el proceso de embalaje en un proceso de producción.

¿Cómo te puede ayudar IEM con el retractilado?

En IEM somos expertos en soluciones para todos los procesos de embalaje con más de 25 años de experiencia ofreciendo a nuestros clientes una amplia gama de maquinaria para embalaje, entre las que encontramos las máquinas de retractilado o retractiladoras.

Dentro de este tipo de maquinaria se encuentra la línea automática y la semiautomática, encontrando en la primera categoría:

Y en la categoría semiautomática:

¿Cómo funciona el retractilado?

Se envuelve la mercancía a transportar en plástico film pasando a continuación por el horno de retractilado donde se calienta el plástico para que se contraiga sobre el producto. Por tanto, la retractiladora estira el film, después lo contrae con el calor del horno y ejecuta el sellado y el cortado del plástico film.

El proceso en todos los tipos de retractilado es el mismo, lo único que varía es si este proceso es que sea más automatizado o menos. En primer lugar, se coloca la mercancía sobre la máquina o, directamente, llega a través de una cinta transportadora, aplicándose posteriormente el plástico film a través de una bobina de plástico. A continuación, los tensores estiran el plástico y se sella a través de una soldadora que adapta el plástico a la forma del producto. Por último, mediante un horno de calor, a través de un túnel o de forma manual, se aplica calor al producto envuelto para que el film se adapte a la forma del mismo.  La forma de realizar todo este proceso depende de si la máquina de retractilado es manual, semiautomática o automática.


Notice: compact(): Undefined variable: limits in /var/www/vhosts/iem.es/httpdocs/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 853

Notice: compact(): Undefined variable: groupby in /var/www/vhosts/iem.es/httpdocs/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 853